miércoles, 2 de abril de 2008

El cuento de Blancanieves y su moraleja


Les parecerá extraño que les cuente este cuento, pero espero que lo lean y el análisis posterior lo justifique. Entonces…

En un país muy lejano vivía una bella princesita llamada Blancanieves, que tenía una madrastra, la reina, muy vanidosa.
La madrastra preguntaba a su espejo mágico y éste respondía:
- Tú eres, oh reina, la más hermosa de todas las mujeres.
Y fueron pasando los años. Un día la reina preguntó como siempre a su espejo mágico:
- ¿Quién es la más bella?
Pero esta vez el espejo contestó:
- La más bella es Blancanieves.
Entonces la reina, llena de ira y de envidia, ordenó a un cazador:
- Llévate a Blancanieves al bosque, mátala y como prueba de haber realizado mi encargo, tráeme en este cofre su corazón.
Pero cuando llegaron al bosque el cazador sintió lástima de la inocente joven y dejó que huyera, sustituyendo su corazón por el de un jabalí.
Blancanieves, al verse sola, sintió miedo y lloró. Llorando y andando pasó la noche, hasta que, al amanecer llegó a un claro en el bosque y descubrió allí una preciosa casita.
Entró sin dudarlo. Los muebles eran pequeñísimos y, sobre la mesa, había siete platitos y siete cubiertos diminutos. Subió a la alcoba, que estaba ocupada por siete camitas. La pobre Blancanieves, agotada tras caminar toda la noche por el bosque, juntó todas las camitas y al momento se quedó dormida.
Por la tarde llegaron los dueños de la casa: siete enanitos que trabajaban en unas minas y se admiraron al descubrir a Blancanieves.
Entonces ella les contó su triste historia. Los enanitos suplicaron a la niña que se quedase con ellos y Blancanieves aceptó, se quedó a vivir con ellos y todos estaban felices.
Mientras tanto, en el palacio, la reina volvió a preguntar al espejo:
- ¿Quién es ahora la más bella?
- Sigue siendo Blancanieves, que ahora vive en el bosque en la casa de los enanitos...
Furiosa y vengativa como era, la cruel madrastra se disfrazó de inocente viejecita y partió hacia la casita del bosque.
Blancanieves estaba sola, pues los enanitos estaban trabajando en la mina. La malvada reina ofreció a la niña una manzana envenenada y cuando Blancanieves dio el primer bocado, cayó desmayada.
Al volver, ya de noche, los enanitos a la casa, encontraron a Blancanieves tendida en el suelo, pálida y quieta, creyeron que había muerto y le construyeron una urna de cristal para que todos los animalitos del bosque pudieran despedirse de ella.
En ese momento apareció un príncipe a lomos de un brioso corcel y nada más contemplar a Blancanieves quedó prendado de ella. Quiso despedirse besándola y de repente, Blancanieves volvió a la vida, pues el beso de amor que le había dado el príncipe rompió el hechizo de la malvada reina.
Blancanieves se casó con el príncipe y expulsaron a la cruel reina y desde entonces todos vivieron felices.
Fin

Bien, les cuento: En una clase de una materia pedagógica que estoy cursando la profesora nos leyó este cuento para referirse un poco a la relación maestro-alumno.
La reina vendría a ser el docente, quien muchas veces está orgulloso de su conocimiento y por ello es vanidoso, y otras lo es sólo por ocupar una posición jerárquica más elevada. De repente se enfrenta con Blancanieves, o sea “el otro”, el alumno, quien como sujeto también tiene su propia historia y, como en este caso, tiene la posibilidad de superar al maestro, termina siendo un espejo de este.

MORALEJA (para todos): Siempre hay otro/s a los cuales hay que prestarles atención, porque muchas veces saben cosas que nosotros no, y por vanidad no deberíamos mandarlos a matar (metafóricamente hablando).
Es fundamental conocer sus historias y también valorar sus cualidades particulares, iguales o mejores que las nuestras, porque así es como se construye la vida en sociedad: Aceptando que la sabiduría está distribuida y no todo está en nosotros. Y no sólo hablo de “tolerancia” hacia lo diferente (frase que me aturde…), sino de la bondad de permitir el acto creativo que significaría el trabajo comunitario en cada ámbito y a un nivel cada vez mayor.
Por suerte el otro no ha muerto, nosotros muchas veces lo hechizamos para ignorarlo y tenerlo lejos. Es hora de que veamos el lado positivo en su despertar…

6 comentarios:

angelica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
angelica dijo...

jejeje me freno con ese Ojo con lo que opinan, eh? pero creo que ese cuento de blanca nieves es un buen ejemplo de lo que es relación maestro alumno o padre e hijo, o el que esta mas arriba de nosotros;cada uno somos únicos en lo que hacemos,somos especiales con solo existir,por lo tanto somos merecedores del triunfo o de nuestro propio karma,

lucas ignacio dijo...

todos los dias se aprende algo nuevo, no?

Aguabella dijo...

Hay dejar de cada cual actue por si mismo y aprender un poco de todos, nadie es mas que nadie todos tenemos el puntito de sabiduria para poder ofrecer.
besos

Franco dijo...

tenés razón che, he envenenado mucha gente por pensar distinto, es complicado a veces comprender a cada uno, sin saber su historia, pero vale la pena intentarlo...

me encantaron tus referentes, todos, principalmente tus deseos de la infancia...

...y casi se me cae una lagrimita cuando leí "charly de antes"...

Franco dijo...

si totalmente fuiste el detonador, tendría que haberte puesto gracias en el post...

me qdo picando la idea de hacer un post de charly cuando vi tu fotito, y como llamado por el destino lo vi a la tarde en crónica declarando q el no le había pegado con la guitarra a los colombianos, que los colombianos se chocaron contra su guitarra... =p