miércoles, 25 de junio de 2008

El funeral de un origen


Lenta, la sangre corre por el suelo… Lenta, llena las juntas de las baldosas del Gran Palacio, dibujando figuras fantásticas, heréticas, consecuencia del ritual de la Danza Macabra.

El Príncipe Muerto, envuelto en un manto de estrellas, inaugura el ciclo vital de la galaxia… Su rostro cadavérico asoma de un agujero negro y sus ojos se fijan en las pequeñas mujeres, sin que sus intenciones se adivinen.

Algo inquieta al bosque que contiene a todos en esta escena. Uno a otro, los milenarios árboles se susurran verdades.

En un complejo avance el príncipe, con cruces y vueltas da pasos cuyas huellas conforman su área de acción: El círculo fatal de lo interminable.

La Orquesta Real ejecuta una música melancólica, que se propone resucitar a los antepasados y traerlos por un lapso para conocer microhistorias enterradas… Desde los panteones emerge una luz blanquecina que avanza hacia el bosque, girando en breves y difusos remolinos que el viento desarma para combinar su rugido con la música, que llega a ensordecer las raíces de todo.

Mientras, una procesión de hechiceras desnudas enmarca la despedida del lóbrego Príncipe, quien hurga, entre las incitadas miradas, su última voluntad salvadora de lo que se avecina…


Analuz

jueves, 19 de junio de 2008

Caleidoscopio


A la distancia enorme del extrañamiento,
de sentirme extraña sin vos,
voy burlando sucesivamente con la memoria de mi cuerpo.

A veces nada escapa a la avalancha impulsiva,
y a veces tomo detalles y escribo historias.
A veces no puedo eludir la fusión,
pero a veces necesito la telepatía de tus códigos ignorados.

Prolongadas uniones de soles y lunas nos aguardan,
desordenando estereotipos que burlamos cada día.
Un espacio, un amor sin techo es lo que quiero,
combinar indeterminadas luces
en los reflejos de tu alma

y en los de nuestras raíces y flores.

Túnel de experiencias de autoreflejos de forma irregular,
alegrías multiplicadas simétricamente al rotar,
éste caleidoscópico sentimiento se espirala en un mundo aparte.

Sin embargo no hay nada más terrenal,
no hay nada más cerca de lo real,
que las candilejas que encendemos
mientras avanzamos.



Analuz

viernes, 13 de junio de 2008

EL CARNAVAL DE LOS CIEGOS


Existe en este mundo una fiesta común a todos sus habitantes, anestesia necesaria ante tantas desgracias exógenas, extraterrestres que causan todos los males. Porque aquí, en la tierra, todos hacen lo mejor por estar en el desfile, todos piensan que todos deberían estarlo… ¿Sí?

Periódicamente diversos seres preparan con anticipación sus trajes, sus coreografías, sus himnos, sus ritos… Periódicamente se agrupan de acuerdo a su estatura… Periódicamente advierten sus diferencias reales… Y periódicamente se ríen o lamentan por ellas… Todo periódicamente explicitado en el carnaval ciego.

Cuando llega el día en que todos están en desacuerdo con las condiciones de los preparativos del evento, se arma un quilombo y todos salen a las calles.

Obviamente hay diferentes tonalidades de quejas…

Los primeros en presentar su número son aquellos que se arrastran por el suelo o tienen las piernas tan cortitas que lo están rozando constantemente con los nudillos. Sus saltitos espasmódicos recuerdan al maíz pisingallo cuando comienza a explotar en una olla cerrada, que no lo deja liberarse en su trayectoria espontánea hacia quién sabe donde. Son incontables, y como casi nunca llegan a la meta se hacen desconocidos en el transcurso de la marcha.

Le siguen aquellos enanos que creen superar ampliamente a los arrastrados pero, para cualquier otra cosa que no sea burlarse de estos deben mirar hacia arriba… Cada vez más arriba… Filosofan, siempre mirando al cielo, se preguntan qué habrá por allá… Sus bailes los dedican a adorar aquello que les ha dado existencia, supuestamente vida, pero que es invisible a sus ojos. Como están casi siempre “mirando” hacia lo desconocido sus pasos son un poco más medidos, pero torpes inevitablemente, porque no importa (para ellos) dónde ponen sus pies para ir… Lo importante es llegar, haciendo el mayor esfuerzo.

Por último están los gigantes, o aquellos que consiguieron zancos y van por la vida comiendo las supuestas nubes de algodón de azúcar que ven los de abajo… Transcurren sus andanzas admirando la libertad de las aves, increíblemente más arriba… Pero no necesariamente mejor. Ellos salen una vez cada largos períodos de sus castillos de cristal, con sus brillantes trajes de riqueza robada de paraísos en extinción encegueciendo el paisaje de luz inventada. Los enormes o alargados oportunistas aceptan estar al último, para que el resto vea la meta o lugar final del desfile, pero “distraidamente” sus coreografías aplastan a muchos, por lo que llegan primero para ser exclusivamente el símbolo de la hipocresía.

LA DIFERENCIA DE ALTURAS ES TAN GRANDE QUE SEPARA, QUE PRODUCE IGNORANCIA, QUE DIFICULTA LA COMUNICACIÓN ENTRE UNIVERSOS LEJANOS PERO INTERDEPENDIENTES, PRESENTES EN UN MUNDO ÚNICO Y AGRIETADO.




Analuz


domingo, 8 de junio de 2008

Tal vez nos vayamos...

Era algo extraño que no se podía contar. Se le deslizaba por el pelo del cuello mientras despertaba. Con los ojos cerrados, apretó las manos contra el polvo.

¿Era la tierra que sacudía un viejo fuego bajo la corteza, volviéndose en sueños?

¿Eran los búfalos en las praderas polvorientas, en la hierba sibilante, que ahora pisoteaban la tierra, moviéndose como nubes oscuras?

No.

¿Entonces, qué, qué era?

Abrió los ojos y era Ho-Awi, el niño de una tribu con nombre de pájaro, en las colinas con nombre de sombras de lechuzas, cerca del gran océano, en un día que era malo son ningún motivo.

Ho-Awi miró la cortina de la tienda que se estremecía como una gran bestia que se acuerda del invierno.

Dime, pensó, ¿de donde viene la cosa terrible? ¿A quién matará?

Se volvió lentamente, un niño de pómulos oscuros y afilados como quillas de pajaritos que vuelan. Los ojos castaños vieron un cielo colmado de oro, colmado de nubes; el cuenco de la oreja recogió el golpeteo de los cardos en los tambores de batalla, pero el misterio mayor lo llevó al borde de la aldea.

Allí, decía la leyenda, la tierra continuaba como una ola hasta otro mar. Entre aquí y allá había tanta tierra como estrellas en el cielo de la noche. En alguna parte de toda aquella tierra, tormentas de búfalos negros segaban la hierba. Y aquí estaba Ho-Awi, el estómago apretado como un puño, preguntándose, buscando, esperando, asustado.

- ¿Tú también? -dijo la sombra de un halcón.

Ho-Awi se volvió.

Era la sombra de la mano del abuelo que escribía en el viento.

No. El abuelo señaló silencio. La lengua se movió en la boca desdentada. Los ojos eran pequeñas caletas detrás de las capas de carne hundida, las arenas resquebrajadas de la cara.

Ahora estaban de pie al borde del día, juntos a causa de algo que no conocían. Y el viejo hizo lo que había hecho el muchacho. La oreja momificada se volvió; las aletas de la nariz se le estremecieron. El viejo esperaba también, dolorosamente, algún gruñido de respuesta, que viniera de cualquier dirección, y que les anunciara al menos que desde un cielo distante venía un trueno como madera que se desploma. Pero el viento no respondió, hablaba sólo de sí mismo.

El abuelo hizo la señal de que debían ir a la Gran Cacería. Este, dijeron sus manos como bocas, era un día para el conejo joven y el viejo desplumado. Que ningún guerrero fuera con ellos. La liebre y el cuervo moribundo tenían que viajar juntos. Porque sólo los muy jóvenes veían la vida adelante, y sólo los muy viejos veían la vida detrás; los del medio andaban tan ocupados con la vida que no veían nada.

El viejo giró lentamente en todas las direcciones.

¡Sí! ¡Sabía, estaba seguro! Para encontrar esa cosa de oscuridad se necesitaba la inocencia del recién nacido, y para ver muy claro la inocencia del ciego.

¡Ven!, dijeron los dedos temblorosos.

Y el conejo que husmeaba y el halcón apegado a la tierra dejaron la aldea desvaneciéndose como sombras en el día inestable.

Buscaron las colinas altas para ver si las piedras estaban una encima de la otra, y así era. Escrutaron las praderas, pero sólo encontraron vientos que juegan allí todo el día como los niños de la tribu. Y encontraron puntas de flechas de antiguas guerras.

No, escribió la mano del viejo en el cielo, los hombres de esta nación y de aquella más allá fuman junto a las hogueras del verano mientras las mujeres indias cortan leña. No son flechas en vuelo las que casi oímos.

Por fin, cuando el sol se hundió en la nación de los cazadores de búfalos, el viejo miró hacia arriba.

¡Los pájaros, le exclamaron las manos de pronto, vuelan hacia el sur! ¡El verano ha terminado!

¡No, dijeron las manos del niño, el verano acaba de empezar! ¡No veo los pájaros!

Están tan altos, dijeron los dedos del viejo, que sólo un ciego puede sentir como pasan. Ensombrecen el corazón más que la tierra. Siento en la sangre que cruzan hacia el sur. El verano se va. Podemos ir con él. Tal vez nos vayamos.

-¡No! -exclamó el muchacho en voz alta, asustado de pronto-. ¿A dónde ir? ¿Por qué? ¿Para qué?

-¿Quién sabe? -dijo el viejo-, y tal vez no nos moveremos. Pero aun sin movernos tal vez nos vayamos.

-¡No! ¡Vuelve! -gritó el muchacho al cielo vacío, a los pájaros invisibles, al aire sin sombras-. ¡Verano, quédate!

Es inútil, dijo el viejo con una mano que se movía sola. Ni tú ni yo ni nuestra gente puede soportar este clima. La estación ha cambiado, viene para quedarse en la tierra para siempre.

¿Pero de dónde viene?

De aquí, dijo el viejo al fin.

Y en la penumbra miraron las grandes aguas del este que cubrían el borde del mundo, donde nadie había ido nunca.

Allí. La mano del viejo se cerró y se tendió rápidamente. Allí.

Muy lejos, una sola luz ardía en la orilla.

Al salir la luna, el viejo y el niño conejo caminaron por la arena, oyeron extrañas voces en el mar, olieron el fuego salvaje, de pronto cercano.

Se arrastraron boca abajo. Tendidos miraban la luz.

Y cuanto más miraban, más frío sentía Ho-Awi, y sabía que todo lo que el viejo había dicho era cierto.

Porque reunidos junto al fuego de ramas y musgo, que brillaba vacilando en el suave viento vespertino, más frío ahora, en el corazón del verano, estaban esas criaturas que nunca había visto.

Eran hombres con caras como carbones encendidos, con ojos a veces azules como el cielo. Todos esos hombres tenían pelo reluciente en las mejillas y el mentón. Un hombre levantaba una luz en la mano y tenía en la cabeza una luna de materia dura como la cara de un pez. Los otros tenían placas brillantes y redondas que tintineaban adheridas al pecho, y resonaban ligeramente cuando se movían. Mientras Ho-Awi observaba, algunos hombres se levantaron los gongos brillantes de las cabezas, se quitaron los caparazones de cangrejo que les cegaban los ojos, los estuches de tortuga que les cubrían el pecho, los brazos, las piernas, y arrojaron todas esas vainas a la arena riendo. Entretanto, en la bahía, una forma negra flotaba en el agua, una canoa oscura con cosas como nubes desgarradas que colgaban de unos postes.

Después de contener el aliento un largo rato, el viejo y el niño se fueron.

Desde una colina observaron el fuego que ahora no era mayor que una estrella. Se lo podía tapar con una pestaña. Si uno cerraba los ojos, el fuego desaparecía.

Sin embargo, seguía allí.

-¿Es este el gran acontecimiento? -preguntó el niño.

La cara del viejo era la de un águila caída, una cara de años terribles y de sabiduría involuntaria. Los ojos eran de un brillante resplandor, como llenos de una marea de agua clara y fría en la que se podía ver todo, como un río que bebiera el cielo y la tierra y lo supiese, lo aceptara en silencio, y no negase la acumulación de polvo, tiempo, forma, sonido y destino.

El viejo asintió una vez.

Este era el clima terrible. Así es como terminaría el verano. Esto era lo que llevaba a los pájaros hacia el sur, sin sombras, a través de una tierra de dolor.

Las manos gastadas dejaron de moverse. El momento de las preguntas había pasado.

Muy lejos, el fuego se sobresaltaba. Una de las criaturas se movió. La materia brillante del caparazón de tortuga que le cubría el cuerpo relampagueó de pronto. Era como una flecha que abría una herida en la noche.

Luego el niño desapareció en la oscuridad, siguiendo al águila y al halcón que vivían en el cuerpo pétreo del abuelo.

Abajo el mar se levantaba y arrojaba otra ola salada que se hacía trizas y silbaba como cuchillos innumerables a lo largo de las costas del continente.


Ray Bradbury, en "Las maquinarias de la alegría"