martes, 10 de marzo de 2009

El funeral de un origen II

Densas, reaparecen algunas miradas que asoman hacia el fondo del abismo…
En él una nueva luz ajena, tenue, vacilante tiembla.
Quienes observan componen un ecléctico paisaje,
formado de multitudes heterogéneamente sutiles y grotescas a la vez.
Restos de todo, partes de nada, se reencuentran y combaten
con poderes e impotencias de ultratumba.
¿Quién pudiera encontrarles sentido?

Desde la copa de un árbol,
una anciana casi muerta contempla la escena;
ha perdido el habla, pero con ojos ciegos mira…
“Después de todo, (piensa), ¿Cuán lejos quedan sus pasos de los míos?

Un silencio revelador se impone en la cumbre,
y al instante un grito límpido y agudo desnuda el misterio sobrante.




Analuz